Compartimos con vosotros la reciente entrevista a José Ramón Gamo, Cofundador y Director Técnico Fundación Educación Activa, publicada en www.comunidad-tdah.com. José Ramón Gamo defiende la transmisión audiovisual de la información y el afianzamiento de los conocimientos a través de retos reales, en detrimento de la recepción de datos de forma pasiva y las tareas de repetición mecánica. Este especialista en Neuropsicología Infantil recomienda la aplicación de la neurodidáctica en las aulas, aunque reconoce que las escuelas públicas no pueden asumir el coste que supone implementar una metodología nueva. portada_gamo_joseramon ¿Por qué un niño con TDAH puede tener dificultades para el aprendizaje? En realidad, la idea que defiendo es que los niños con TDAH y los disléxicos tienen dificultades de aprendizaje debido al método escolar. Cuando aplicamos preceptos de neurodidáctica en el aula –aprendizajes dinámicos donde el niño está presente en el proceso de aprendizaje como agente activo y adquiere la información a partir de la necesidad de resolver un reto real–, la carga de datos que recibe es mucho menor. Actualmente, los niños están más del 50 por ciento de cada clase recibiendo datos de forma pasiva y haciendo tareas de repetición mecánica para afianzar procedimientos, y el problema es que los niños con TDAH tienen una dificultad en todas las funciones ejecutivas, que es de lo que depende nuestro nivel de concentración, regulación, la capacidad de perseverancia… Estos chavales tienen problemas de aprendizaje en este sistema por las dificultades que les genera el déficit de atención y la impulsividad, pero dentro del método. Sin embargo, cuando aplicamos métodos diferenciales no tienen ninguna dificultad y siguen el mismo ritmo de aprendizaje que el resto del grupo.

Los niños con TDAH tienen dificultad de aprendizaje por el método escolar
¿Cuáles son las principales dificultades que tienen? Muchas son de lectoescritura porque, además, el 39,9 por ciento de los niños con TDAH son disléxicos y tienen una doble carga de dificultad para el aprendizaje. Al tener que afrontar prácticamente todo el afianzamiento de la información a través de la lectura, a estos niños se les provoca una dificultad añadida, mientras que si el trabajo lo hacen a través de la imagen y de procesos de debate para razonar la información y para aprenderla realizando retos, tampoco tienen dificultad. Suelen ser niños que tienen muchas faltas de ortografía aunque no tengan dislexia. Esto tiene que ver con que son chavales impulsivos que no revisan los errores ortográficos y no los perciben. También tienen problemas a la hora de hacer los exámenes o tareas que están restringidas por el tiempo por una dificultad en la organización y planificación mental, y en la gestión mental del tiempo; eso también les penaliza mucho. Son chavales que hacen un esfuerzo académico muy superior al de otros chicos y les penalizamos por detalles como la exactitud en la resolución de los ejercicios de matemáticas, que es otra de sus grandes dificultades por su impulsividad; saben hacer el procedimiento y plantear la actividad, pero cometen errores porque no los perciben y siguen adelante. Otras dificultades están provocadas por lo estático que es el sistema: los niños están sentados durante seis o siete sesiones. A los niños con TDAH les beneficia más un aprendizaje en activo y este sistema estático les repercute negativamente, sobre todo a medida que avanza el día en la escuela. Por la tarde, después de comer, son niños muy poco funcionales. ¿En el sistema educativo se está comenzando a desarrollar la neurodidáctica? Lo más próximo es el aprendizaje cooperativo o las inteligencias múltiples que se desarrollan en algunas escuelas. Es un acercamiento a la neurodidáctica, pero no deja de ser un método que debe estar sustentado por otros preceptos. No hay una aplicación de la neurodidáctica en las aulas y el desconocimiento es tremendo. Llama mucho la atención que el órgano de aprendizaje sea el cerebro y que este sea, precisamente, el órgano que menos conocen los maestros. Como esta formación no está en las universidades, los profesores no tienen este conocimiento y no pueden aplicarlo. Además, las escuelas públicas no pueden asumir el coste que tiene una transformación escolar, a nivel de formación e implementación de una metodología nueva.  

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Newsletter - Fundación Activa

Súscribase a nuestra newsletter para recibir información sobre nuestros cursos, actividades y noticias relacionadas con la comunidad educativa. Prestamos especial atención a los niños con trastornos y problemas de aprendizaje.

Por favor revise su correo para completar la suscripción.